Lisboa
Lisboa
Lisboa
  • Cargar imagen en el visor de la galería, Lisboa
  • Cargar imagen en el visor de la galería, Lisboa
  • Cargar imagen en el visor de la galería, Lisboa

Lisboa

Precio habitual
$ 2,675.00
Precio de venta
$ 2,675.00
Precio habitual
Agotado
Precio unitario
por 
Los gastos de envío se calculan en la pantalla de pagos.

El 1 de noviembre de 1755, Lisboa sufrió un terremoto de una magnitud estimada de 8,5-9,0, seguido de un tsunami y tres días de incendios. La ciudad quedó casi totalmente destruida. El marqués de Pombal -Sebastión José de Carvalho e Melo- era entonces ministro de Asuntos Exteriores y el Rey le encargó la reconstrucción de Lisboa. El Marqués de Pombal reunió un equipo de ingenieros y arquitectos y ustedes, los jugadores, son miembros de la nobleza; miembros que utilizarán su influencia en la reconstrucción y el desarrollo empresarial de la nueva ciudad. Trabajarás con los arquitectos para construir Lisboa de nuevo, con el marqués para desarrollar el comercio y con el rey para inaugurar todos los edificios, pero la verdadera razón por la que haces todo esto no es por la grandeza o la fama o incluso la fortuna, sino por lo más importante de todo en aquella época: las pelucas!

Lisboa se juega en un mapa real del centro de Lisboa. Durante la planificación del proyecto del centro, se determinó previamente el tipo de negocio permitido en cada calle. El motor económico es impulsado por la riqueza del tesoro real y este tesoro es controlado por las acciones de los jugadores durante el juego, haciendo de cada partida una experiencia totalmente diferente. El juego termina después de un número fijo de rondas y gana quien reúna más pelucas al final de la partida.

Lisboa se juega en rondas. En cada ronda, todos los jugadores juegan un turno. Pueden colocar una carta en su tablero o sustituir una carta de este tablero. Durante la partida, los jugadores programan audiencias para conseguir favores de los personajes, como el comercio, la construcción y las aperturas. Los edificios emblemáticos marcan los comercios y las tiendas proporcionan ingresos a los jugadores. Los jugadores tienen que gestionar la influencia, las licencias de construcción, los permisos de las tiendas, el poder de la iglesia, los trabajadores y el dinero, y el coste de los trabajadores depende del prestigio de los mismos.